Petition Tag - legitimidad

1. Restituir el Hilo Democrático: el Reto Nacional

EN VENEZUELA NO HAY DEMOCRACIA.

La entrega de nuestra soberanía se manifiesta en hechos tan concretos como la dependencia de las importaciones y en que éstas estén controladas por manos de intereses extranjeros, la destrucción del aparato productivo nacional, la guerra contra el derecho constitucional que consagra las libertades económicas y de pensamiento, la progresiva anulación de la propiedad privada, la penetración del narcotráfico, y la continua celebración de elecciones fraudulentas.

La restitución del Hilo Democrático es una tarea urgente e impostergable. Si bien es deber de todos los demócratas, lo es particularmente para los poderes públicos, y de ejecución inmediata y obligatoria para las FAN, la única institución que tiene el monopolio de la fuerza y que tiene también la obligación constitucional de restituir la vigencia de la Carta Magna cuando ésta deje de aplicarse.

Un proceso que permita crear condiciones para llamar al pueblo a protagonizar este rescate, pasa, a nuestro juicio, por al menos dos etapas: primera, asumir la decisión de desenmascarar la realidad de un Presidente Ilegitimo y la pérdida de la soberanía nacional en manos de actores indeseables; segunda, la celebración de Elecciones Auténticas, de las cuales surjan un nuevo Presidente y poderes públicos legítimos, junto a una reforma parcial de la Constitución, y la aplicación de medidas económicas y sociales para solucionar la gravísima situación nacional.

EL DÉFICIT DEMOCRÁTICO EN LA MUD.

El déficit democrático no solo envuelve a las estructuras del Estado, sino también se ha anidado en aquellas instancias políticas que prometen progreso democrático a las mayorías hasta ahora silentes. Los ciudadanos no hemos elegido a las autoridades de la MUD, ni a los voceros que día a día manejan micrófonos y decisiones en nombre nuestro.

Quienes han dirigido la oposición venezolana desde la MUD, lamentablemente han contribuido a consolidar un sistema electoral fraudulento, y hoy la población democrática es presa de las consecuencias de ese grave error estratégico.

Inmediatamente después del 8D, este liderazgo electorero quedó inerte antes los embates del ilegítimo, quien intentó ratificar su aparente legitimación electoral obtenida por los comicios del 8D, gracias a la pública y notoria reunión “con los alcaldes de la oposición” (18-12-2013).

Pero cabe destacar, que esta aceptación por parte de algunas autoridades surgidas de los últimos eventos electorales, no es avalada por toda la oposición. Primero, porque la fuerte abstención en el evento del 8D, nos dice que casi la mitad del electorado decidió no participar en un evento fraudulento a todas luces, y que además, en el caso particular de la MUD, los resultados del 16D2012 y del 8D2013 hablan de que casi el cincuenta por ciento (50%) de los electores que apostaron al cambio el 14A no participaron posteriormente. Segundo, porque la convocatoria a votar estuvo basada en el concepto de “recuperar espacios”, resultando contradictorio que el primer acto público de sus alcaldes fuera para ir a reconocer una supuesta legitimidad de Nicolás Maduro.